El Agua que Destruye, El Agua que Salva Primer Domingo de Cuaresma

Don-Ramon

Hoy, primer domingo de Cuaresma, vemos que a pesar de sus pecados, Dios salva a Israel de las aguas del diluvio a través del arca de Noé, sella con él una alianza para siempre, promete que no volverá a enviar otro diluvio que devaste la tierra, aunque en un futuro vuelva a apartarse de él. Como signo de reconciliación y de fidelidad a la alianza, pone su arco en el cielo.

El salmo nos dice cual ha de ser el camino de estos cuarenta días: una marcha siguiendo a Cristo para conocerlo, para convertirnos, para dar con Él el paso de la muerte a la vida. Es nuestro sí a la llamada de Dios que quiere, por Cristo, renovar su alianza con nosotros.

La segunda lectura nos dice que Cristo ha muerto por reconciliar a los hombres con Dios. Tal como Dios “en tiempos de Noé” salvó al pueblo de morir ahogado, a través del arca, así también Cristo nos salva a todos a través del baño del agua del bautismo. El bautismo nos hace participar de la vida, muerte y resurrección de Cristo y nos abre el camino de una vida nueva.

El Evangelio nos presenta muy brevemente los cuarenta días de Jesús en el desierto, donde el tentador no tiene ningún poder sobre Él. Y seguidamente nos expone el inicio de la predicación en Galilea, donde anuncia la Buena Nueva del Reino de Dios. Exigencias indispensables para entrar en el Reino: convertirse y creer. Pero al mismo tiempo que exigencias, la conversión y la Fe son dones de Dios.

D. Ramón Jara Gil


 

El Agua que Destruye, El Agua que Salva Primer Domingo de Cuaresma
Qué te ha parecido?
Print Friendly, PDF & Email
Tagged , , , . Bookmark the permalink.